utopía andante | melómana incurable | cinéfila | adicta a los libros | hija de escritores | alma de artista

triste intento de fotógrafa | chef principiante | algún día periodista y traductora

Los que se arriesgan a leer mi locura:

Crono(lógica)mente.

22/9/14

Lectouriando: Mujeres de ojos grandes

Título original: Mujeres de ojos grandes
Género(s): Cuentos
Autor: Ángeles Mastretta
País: México
Fecha de publicación: 1995
Idioma: Castellano
Páginas: 192
Editorial: Seix Barral
¿De qué trata?: En este libro se nos cuenta cómo se había previsto para las mujeres casadas una plenitud circunscrita a lo familiar, feudo que proporciona un índice de pequeñas y extrañas satisfacciones. Pero bajo el dominio de marido, cocina, hijos y casa, sigue latiendo la singular y exclusiva personalidad de unas mujeres que, llegado el momento, reconocerán la señal reservada para cada una de ellas. Una se enamoró del mar y anduvo en su busca, otra parió en el hospital y abandonó al marido enamorado de la doctora, otra encontró a su antigua primer enamorado en la copa de un árbol...
Magistrales en su sencillez, estas pequeñas historias manifiestan la inteligencia expresiva de la autora y su sentido de la complicidad para entregarnos noticia de la insurgencia femenina. Virtuosas piezas narrativas que constituyen una de las muestras más personales e inventivas de la literatura escrita en español. (GOODREADS)  

 La tía Daniela se enamoró como se enamoran siempre las mujeres inteligentes: como una idiota.

 No llevaba más equipajes que el futuro y la temprana certidumbre de que el más cabal de los hombres tiene un tornillo flojo.

Me atravesó la vida con su vida y no habrá quién me lo quite de los ojos y el alma.

 Porque la verdad es que a ella el torbellino se le metió hasta el fondo como entran por toda la casa los olores que salen de la cocina, como la imprevisible punzada con que aparece y se queda un dolor de muela. Y se enamoró, se enamoró, se enamoró.  

¿Por qué hay que leerlo? Retrato de una sociedad en la cual las mujeres están obligadas a callar, a vivir "como Dios manda" y a obedecer eternamente a sus maridos. Las protagonistas de este libro, sin embargo, desafían por completo a esa fiebre machista instalada desde hace milenios. 

Ángeles Mastretta nos cuenta la historia de sus mil y una tías a partir de relatos breves. Estas mujeres son muy distintas entre sí, pero tienen algo en común: todas son fuertes, valientes y apasionadas.


Algunas descubren que el amor hacia quienquiera que sea, mientras sea verdadero, está bien y es sagrado; por más que el resto del mundo les indique lo contrario. Otras descubren que hay una vida mucho más allá de casarse, convertirse en madres y ser esclavas de su hogar. Otras descubren que los hombres no son para nada perfectos como se los pinta la mayoría del tiempo, y si las hieren están dispuestas a reponerse de la tristeza y hacer lo que tengan que hacer. Otras descubren que la vida golpea a menudo de distintos modos, pero vale la pena buscarle el lado más brillante y seguir adelante. 


Los relatos son sencillos pero muy agudos. Cada palabra está escogida con suma delicadeza, y las descripciones realmente deleitan los sentidos. Es muy difícil encasillar a la obra en un género, pero a mi modo de ver entraría en una especie de realismo mágico feminista.


Me encantó.  Lo recomiendo sin pensarlo dos veces.

 Los finales son indignos del arte. Las obras de arte son siempre inconclusas. Quienes las hacen, no están seguros nunca de que las han terminado. Sucede lo mismo con las mejores cosas de la vida. 
En eso, aunque fuera alemán, tenía razón Goethe: Todo principio es hermoso pero hay que detenerse en el umbral.  

 La tía Elena tarareaba Un viejo amor, con la nostalgia de una anciana. A los dieciocho años los amores de un día antes son ya viejos. 
Y a ella le habían pasado tantas cosas en esa noche, que de golpe sintió en sus amores un agujero imposible de remendar. 

Una cosa es hacer sonar un instrumento y otra muy distinta hacer música. 
La música tiene que tener magia y la magia depende de algunos trucos, pero más que nada de los buenos impulsos.

Hacía bien en irse y así se lo dijo a la tía Celia, quien primero lo miró como si estuviera loco y luego tuvo que creerle, 
como se cree en los temblores durante los minutos de un temblor.

Algo había en el aire cuando él lo cortaba y eso no se olvida en quince años. 

  Al menos eso creía la tía Teresa, que fue juntando con avaricia cada una de estas magníficas alianzas, cada atisbo de cercanía, para después contemplarlos como grandes tesoros: el momento precario en que había dicho su nombre con necesidad, la frase suelta que habló de un hijo mutuo, la desesperación con que quiso tocarla una noche de lluvia, el ansia con que la besó después de un viaje.  

Cuando la puerta se abría y atrás estaba él dispuesto a cederle la mirada y la boca al mismo tiempo, todos los riesgos dejaban de serlo y el mundo era un escarabajo hasta que ambos se hubieran reclamado sus ausencias, su desconfianza, su odio su pedregoso amor de veinte suelas.

 Claro que no se daban cuenta de lo que habían hecho. La gente feliz es ciega y sorda. 


Puntuación: 4/5
La autora: Ángeles Mastretta

Nacida en Puebla en 1949, se graduó en periodismo en la facultad de ciencias políticas y sociales de la UNAM. En 1985 publicó su primera novela, Arráncame la vida, que obtuvo el Premio Mazatlán en México y se convirtió en un verdadero fenómeno editorial, tanto en el mundo de habla hispana como en sucesivas traducciones a quince idiomas. Ha publicado también los libros de relatos Mujeres de ojos y Maridos; tres volúmenes que reúnen relatos cortos y textos periodísticos o autobiográficos: Puerto libreEl mundo iluminado y El cielo de los leones, y la novela corta Ninguna eternidad como la mía (1999). En 1997, su novela Mal de amores obtuvo el prestigioso Premio Rómulo Gallegos, concedido por primera vez a una mujer.

8 comentarios:

» Kat. dijo...

¡Hola guapis! Aún no había terminado de leer la entrada y ya estaba buscando el libro en pdf por internet (no me gusta leer a través de una pantalla pero ahora estoy pobre... Jaja). No hace falta que diga que me ha llamado mucho la atención.

Un besote, Ceci :)

Happiness life dijo...

Puff por lo que dices siento que este libro me dará mucharabia en algunos momentos >.<
Gracias <3

Darío dijo...

Ahí anda esta mujé, por mis estantes, sin que yo le dedique una visita. Quizá me persuadiste. UN abrazo.

Utopía dijo...

No conocía el libro ni a la autora, pero la verdad es que suena muy bien!! Gracias por descubrírmelo :)
Un abrazo y pásate cuando quieras :3

Paula dijo...

Hola!!

Quedé maravillada con el diseño de tu blog, está genial!
En cuanto al libro me llama la atención las frases de q citaste, pues tampoco lo conocía. Lo apuntaré a mi lista de libros por leer!

Te sigo desde ya, un beso!

Diario de Damas dijo...

¡Hola mona!

Que lindo blog que tenes, felicitaciones de verdad.

Respecto a este libro no teniamos nocion de que existiera! Interesante sinopsis...

Nos quedamos por aqui, nos leemos =)
Un besito ♥

Hache C. dijo...

No lo conocía pero creo que podría gustarme! Un beso y por aquí me quedo yo también. muaks

Lucía Lastreto dijo...

Hola!
La verdad, que no conocía el libro. Pero no creo que me gustaría. Igual, gracias por la reseña ¡Nos leemos!
Lu